DestacadasSeguridad

Sujeto robó un taxi en el ex ejido Xochimilco; está detenido

  • El operador de la unidad había salido despavorido al observar que su cliente iba drogado.

 

MEXICALI, B.C., FEB. 22 DE 2021.- Un individuo aprovechó que el operador de un taxi decidió salir despavorido de la unidad temiendo un ataque, para hacerse del vehículo, aunque muy poco le duró el gusto toda vez que agentes de la Policía Municipal lo capturaron cuadras adelante en las calles del ex ejido Xochimilco, al extremo sur de la ciudad.

Fueron unidades de la Estación Lomas Altas las que se abocaron al lugar de los hechos, la Calle Cuarta de la mencionada comunidad al filo de las 21.40 horas del domingo, donde se encontraron al chofer del taxi, un hombre de 36 años, quien había denunciado ante el C4 del despojo de su unidad. Que era un Toyota Corolla de color blanco y franja café, modelo 2010 y con placas 3204ZLH de B.C.

Ante las autoridades, el taxista confesó que había bajado del vehículo cuando observó que el pasajero que llevaba en la parte trasera se encontraba sumamente drogado, y por temor a un ataque decidió retirarse a toda velocidad, aunque no retiró las llaves, lo que aprovechó el delincuente para seguir su camino.

Empero, a Jesús Luis “N”, de 37 años, el pasajero que según iba “loquillo”, fue detenido poco más tarde todavía a bordo del taxi, en la esquina de las calles Guadamur y Estella del fraccionamiento Quintas del Rey, por lo que ahora tendrá que responder por sus actos ante un Juez.

OTRO QUE FALLA

Poco antes, también elementos de la DSPM detuvieron a Aurelio “N”, de 29 años, quien fue asegurado por el propietario de un pick-up Ford Ranger modelo 1998 que trató de llevarse de la esquina de Calle 16 de Septiembre y Santiago Vidaurri, de la colonia Solidaridad Social.

Se indicó que en este caso, el fallido ladrón de autos logró abrir y subirse a la unidad y encenderla, pero le “cayeron” el dueño y sus empleados de un negocio ubicado en el mismo punto, al grado que el primero de ellos logró subirse a la caja de la unidad, lo que llenó de temor al ratón, quien detuvo la marcha. Incluso todavía trató de huir de infantería, pero el ofendido no se lo permitió y con la ayuda de sus empleados lo sometió y lo entregó a las autoridades policíacas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba